Pasar al contenido principal
Belén

BELÉN MUÑOZ, PROFESORA DE INGLÉS: FINALIZA DOCTORADO EN LINGÜÍSTICA

Como una mera curiosidad empezó su vinculación con el doctorado. Se contactó con la directora del programa para conocer un poco más respecto de su funcionamiento (los cursos, las líneas de investigación, el funcionamiento, etc.). No se dio cuenta cuando ya estaba en el proceso de selección, el que consistía en una entrevista personal a cargo de una comisión de tres investigadores y en la rendición de un examen de conocimientos disciplinarios. “Siendo honesta, no imaginé que sería seleccionada pues la exigencia del programa es muy alta y son muchas las personas que postulan. Finalmente, ese año fuimos seleccionados solo 4 postulantes. Cuando me informaron que había aprobado satisfactoriamente los procesos de selección y que estaba aceptada en el programa, ¡¡no lo podía creer!!”, manifiesta Belén Muñoz, profesora de Inglés del Ciclo Menor de nuestro Colegio, quien en el mes de mayo finalizó sus estudios de Doctorado en Lingüística, especializándose en el área de Lingüística Aplicada, específicamente en el ámbito de Adquisición de Segundas Lenguas, en la Universidad de Concepción.

 

Tomar el desafío de estudiar durante cuatro años (2013-2017) surgió como una inquietud personal para complementar sus estudios anteriores (magíster en Educación en la misma universidad y magíster en Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera, realizado en la Universidad Andrés Bello).

 

Belén nos comenta que durante el proceso de postulación al programa, postuló en forma paralela a las becas de Doctorado Nacional de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt. “No tenía ninguna seguridad que ganaría la beca pues la competencia en diversas áreas del conocimiento es bastante dura y depende de tus antecedentes académicos, de la calidad y pertinencia del proyecto de investigación que se presenta, entre otras cosas. Finalmente, recién a fines de febrero o principios de marzo del año 2013 (no recuerdo con exactitud), aparecieron los resultados de la selección y me dí cuenta que ¡¡me la había adjudicado!!”.

“Fue así que comencé el programa  en marzo de 2013, con mucha presión por lo demás pues, en ese mismo periodo, me encontraba con Mister Mauricio Chandía terminado nuestra tesis de magíster. Esta etapa, desde sus inicios, fue de mucha exigencia familiar y personal; sin embargo, debo destacar que mi esposo e hijos fueron un pilar fundamental para el buen término de este proceso. Ellos siempre han apoyado mis decisiones de la mejor manera y me estimulan a seguir mis sueños. Además, creo que ya están habituados a verme estudiando  porque siempre estoy haciendo algo”, agrega la docente. 

“En lo académico y profesional, la exigencia fue también altísima, puesto que durante este periodo continué con mis labores en el Colegio y en las universidades en las que me desempeño, aun cuando tuve que reducir drásticamente la cantidad de horas de trabajo semanal debido a que Conicyt no permite que sus becarios tengan una carga laboral de más de 22 horas semanales. Por esta razón, he estado con un permiso parcial del Colegio que me posibilitó disminuir mis horas de trabajo de 39 a 15 horas cada semana. Creo que sin este permiso hubiese sido muy difícil terminar el programa a tiempo. Ahora bien, esta situación laboral y académica favoreció también mi asistencia como expositora a distintos congresos nacionales e internacionales, experiencias tremendamente valiosas para actualizarme y reflexionar sobre mi propio trabajo y, además, me proveyó de los tiempos necesarios para elaborar algunos artículos científicos en mi área de estudio publicados en importantes revistas nacionales” manifestó. 

-¿Qué etapa viene?

-Quiero descansar porque este ha sido un periodo de mucho trabajo, del que psicológicamente no te puedes desprender. A futuro espero contar con nuevas posibilidades que sigan nutriéndome ya que las inquietudes por aprender aumentan en la medida en que se van adquiriendo nuevos saberes. Por otro lado, me gustaría mucho compartir con mi departamento los aprendizajes  y las experiencias adquiridos en este proceso pues estoy segura no  solo pueden beneficiar nuestras prácticas docentes sino también, pueden favorecer el proceso de aprendizaje de nuestros estudiantes, cuestión esencial que todos los profesores buscamos conseguir.

A modo de reflexión, quisiera agradecer la ayuda de las distintas personas que, de una u otra manera, aportaron a la consecución de este logro. En primer lugar a mis hijos y a mi marido, a mis padres, a mis compañeros del Departamento de Inglés y a Patricia como su jefa, quienes accedieron en forma desinteresada a ayudarme en distintos momentos; mención especial a Mauricio quien me ha apoyado generosamente; a Fernanda Correa, bibliotecóloga, quien me acogió en su biblioteca casi a diario y, por lo tanto, se convirtió en un pilar importante a quien podía contarle mis penas y alegrías durante este proceso, a los profesores que interrumpí en más de una oportunidad (Pepe Johnson, Cecy Bustos, Adis Altamirano, etc.); a Luis Monsalve por resguardar que todo funcionara a la perfección y por el alto valor que él otorga a la generación de nuevo conocimiento en el colegio, al sr. Marcelo Filippi por haber accedido a mantener mi permiso durante estos años y creer en la importancia de la certificación especializada de los profesores. Y así, a tantas personas cuyos aportes fueron tremendamente significativos para la consecución de este logro personal.